Publicado: 5 de Marzo de 2018

La fiscalidad del Renting es muy favorable tanto para sociedades mercantiles como para autónomos, pues ambos pueden deducir su cuota mensual de Renting (dado que se considera un gasto del negocio)en el Impuesto de Sociedades o IRPF, respectivamente, con la excepción de aquellos profesionales sujetos al régimen de estimación objetiva. Sin embargo, los particulares no pueden beneficiarse de estas ventajas fiscales